Para que pueda funcionar, la comunidad de prácticas debe tener:

- una intención clara (un objetivo)
- un cierto control externo.
- una utilidad práctica
- una visión amplia
- retroalimentación generacional
- flexibilidad y permutabilidad